Sonia Santiago comenzó su exitosa carrera como diseñadora cosiendo los vestidos de sus muñecas cuando solo tenía 8 años. Con enfoque, determinación y confianza en sí misma a tan temprana edad, se dio cuenta de que quería dedicar su vida a vestir a las mujeres más bellas de Puerto Rico y del mundo. Como gran alumna que era, la joven Sonia solía observar cómo cosían su madre y sus tías. Cuando cumplió 14 años, comenzó a hacer vestidos para ella y sus amigas. Tomó clases con Carlota Alfaro a la edad de 18 años mientras realizaba su licenciatura en ciencias políticas en la Universidad de Puerto Rico. Al graduarse, se casó con Amador Vázquez, quien, además de ser su esposo durante casi 40 años, se convirtió en socio, contador y mano derecha de su compañía, Sonia Santiago Inc. y más tarde Santiago Couture Inc.